9 febrero 2011

Pesadas restricciones para periodistas liberadas


Disponible en:

English Français Español
El Servicio de Seguridad de Bielorrusia (KGB) liberó a las periodistas Natalya Radina e Irina Khalip, pero confirmó los cargos penales contra ellas y restringió gravemente sus actividades, informan el Committee to Protect Journalists (Comité por la Protección de los Periodistas, CPJ) y el Writers in Prison Committee (Comité de Escritores en Prisión, WiPC) de PEN Internacional.

Los agentes del KGB encarcelaron a Radina y Khalip el 19 de diciembre, después de protestas de oposición postelectorales en Minsk, y las acusaron de cargos de organizar un desorden masivo. Ambas periodistas se enfrentan hasta a 15 años de cárcel de ser declaradas culpables, afirma el CPJ.

Según el CPJ, Radina, redactora del sitio web de noticias de oposición Charter 97, fue liberada de un centro de detención del KGB el 28 de enero con la condición de que volviera inmediatamente a su ciudad natal de Kobrin. No se le permite salir de la ciudad y debe presentarse a la policía local a diario. Radina además dijo que el KGB confiscó su pasaporte y le prohibió hablar sobre su caso.

Khalip, una corresponsal para el periódico moscovita "Novaya Gazeta", fue liberada el 29 de enero pero puesta bajo arresto domiciliario en Minsk, informa el CPJ. Tiene prohibido salir de su apartamento, comunicarse por teléfono e Internet y leer periódicos.

Dos agentes del KGB están apostados en el apartamento de Khalip para asegurar que no infrinja las condiciones, dice la Asociación Bielorrusa de Periodistas (BAZh), una organización afiliada a la Federación Internacional de Periodistas (FIP). Sólo los padres y el hijo de 3 años de Khalip tienen permitido comunicarse con ella. Su marido, el dirigente de la oposición Andrei Sannikov, sigue tras las rejas, informa Charter97.

"Bielorrusia le ha dado un nuevo significado al arresto domiciliario. Apostar dos agentes del KGB en el apartamento de una periodista para asegurarse de que no lea periódicos es surrealista", comentó el CPJ.

Vladimir Neklyaev, el ex presidente del Centro PEN de Bielorrusia, fue liberado también pero fue puesto bajo arresto domiciliario, dice el WiPC.

Los miembros de IFEX condenaron ampliamente la ofensiva contra activistas de la oposición y periodistas independientes que siguió a las fallidas elecciones presidenciales en diciembre de 2010.

Situar las cuestiones de libertad de expresión en perspectiva.

Suscríbase para recibir IFEX En contexto.


At this point, would publish cover: "Home page"