Misiones de investigación

Cómo planear una misión de investigación


Las misiones pueden ser herramientas eficaces en campañas nacionales e internacionales por la libertad de expresión porque ofrecen oportunidades para evaluación e investigación, promoción directa ante encargados de tomar decisiones y creación de conciencia pública.

Tomando en cuenta los diversos niveles de compromiso que pueden ofrecer las misiones, al igual que otras formas de actividad de campañas, para asegurar el éxito tómese el tiempo de preparar su estrategia general y determine si embarcarse en una misión logrará el impacto deseado. Para comenzar, determine si el tema por el cual desea hacer campaña está documentado y el problema y la meta están definidos. Luego establezca algunos objetivos sobre la forma en que una misión puede ayudarle llegar ahí.

Establecer objetivos
Las misiones pueden ofrecer la oportunidad para que su organización:
Una misión podría incluir todos o sólo algunos de estos objetivos. Por ejemplo, si el contexto político y cultural específico del lugar en que va a ocurrir la misión no se comprende bien, o si necesita ocurrir una actividad de reunión de información y compromiso con participantes, puede ser muy útil concentrarse primero en los aspectos de formación de relaciones y de investigación de la misión. Luego, se podría realizar una misión de seguimiento, si esto todavía se corresponde con la estrategia de compaña general, para concentrarse en el cabildeo directo y la creación de conciencia en el público.  En general, una misión se debe adaptar para enfrentar los contextos político y cultural de la situación de la libre expresión que va a investigar y enfrentar.

Identifique e involucre a todas las partes interesadas
Es crucial evaluar apropiadamente las posibles consecuencias de una misión internacional o regional, antes de emprenderla. Las autoridades nacionales y otros grupos objetivo deben ser receptivos a la promoción regional o internacional que está emprendiendo. Para garantizar el éxito, la misión debe ejecutarse en colaboración con las partes interesadas locales y deberá basarse en sus necesidades identificadas para este enfoque. Implique a la gente que se va a beneficiar de la campaña, las organizaciones de medios y de libre expresión locales, junto con otros socios regionales e internacionales en el desarrollo de la estrategia de organización de campañas.

Las misiones normalmente se planean y ponen en práctica a través de una colaboración entre varias organizaciones, que van de internacionales a locales. Las organizaciones no gubernamentales internacionales o externas con frecuencia pueden aportar experiencia y recursos cruciales. Estas organizaciones pueden además estar bien ubicadas para adoptar un papel más visible en una misión, si hay preocupaciones de seguridad para los socios locales o si esto se considera más eficaz para lograr las metas deseadas. Una vez más, esto se puede determinar al trabajar estrechamente con partes interesadas y organizaciones locales a lo largo de los procesos de planificación e implementación.

La propiedad y participación locales en las misiones son importantes además porque con frecuencia estas campañas requieren que se invierta un apoyo constante de base para tener un impacto duradero en un entorno de libertad de expresión.

Dependiendo de las razones por las que una misión se considera necesaria en una ubicación dada, las metas y enfoques de los organizadores pueden variar mucho. Incluso así, hay algunas prácticas comunes que son fundamentales para el éxito de cualquier misión:

Tenga en cuenta a los anfitriones locales y las inquietudes por la seguridad
Debe haber también un amplio espectro de organizaciones, medios o personas dentro de la comunidad nacional local que estén dispuestos a recibir (o al menos interactuar) con la misión internacional o regional.  La misión deberá tomar precauciones para no poner a esas personas en un peligro inaceptable, y para compensar, cuando corresponda, sus costos de viaje o alojamiento.

Defina los papeles, tenga en cuenta la capacidad y comunique en forma regular
Es importante que el apoyo de organizaciones internacionales y regionales y la comunidad nacional de medios y ONG mantenga un diálogo cercano y regular al organizar una misión, para asegurar que se comprendan y alcancen las metas y prácticas comunes.

Es una buena idea identificar de antemano los papeles de todos los socios de la misión para que todos tengan claro lo que se debe hacer y quien lo hará. Tener en cuenta la capacidad de cada organización participante permitirá además que los miembros de la misión se apoyen adecuadamente entre sí y aprovechen sus fortalezas.

Por ejemplo, las organizaciones locales pueden tener una comprensión profunda de la situación de la libre expresión, conexiones con los encargados de toma de decisiones y estar ubicados para tomar la delantera en los aspectos logísticos de la misión (como organizar asambleas, transporte, etc.). En muchos casos, las organizaciones de libertad de expresión regionales o internacionales pueden tener amplia experiencia dirigiendo misiones y experiencia técnica de otros países que pueden aportar a cuestiones como reforma de ley de medios, técnicas de cabildeo y obtener la atención de los medios internacionales. Además, estos grupos o los donantes correspondientes con frecuencia pueden aportar un valioso apoyo financiero que se requiere para operar una misión.

Comience a organizar con anticipación
Prever el tiempo de planificación adecuado, idealmente varios meses, es clave para una misión exitosa. Ubicar y organizar a la gente adecuada para que viaje con la delegación y obtener autorización oficial y visas puede requerir mucho tiempo. Cuanto mayor sea la anticipación más fácil será coordinar la logística (como transporte, hospedaje, alimentos, etc.), las asambleas y los programas. Por ejemplo, alguien de la delegación internacional deberá rentar un teléfono celular durante la duración de la misión para facilitar el contacto con la gente respecto a las reuniones que tiene programadas o todavía tiene por programar. Además, asegúrese de tomar en cuenta los días de fiesta civiles y religiosos que puedan afectar la programación adecuada de la misión.

Asegúrese de que los participantes en la misión estén preparados
Si otros invitados de alto nivel acompañan a una misión, tal vez no estén muy familiarizados con el país o los problemas que enfrenta la prensa en ese país. Por eso, es una buena idea para los socios locales e internacionales armar un pequeño paquete de información unas cuantas semanas antes del viaje, con información de contexto sobre el actual clima político y la situación para los medios, clima, moneda y cambio de divisas, etc.

Asegúrese de que haya un intercambio entre anfitriones locales, regionales e internacionales y miembros de la misión respecto a normas y prácticas culturales para asegurar que las reuniones no tengan incidentes y sean exitosas y que las comunicaciones sean eficaces.

En algunos casos, es útil asegurarse de que los delegados internacionales estén conscientes de las sensibilidades y percepciones locales respecto a la intervención internacional. En África, por ejemplo, donde hay una larga historia de resistencia colonial, hay una tendencia creciente de los Gobiernos represivos de justificar su dominio al acusar a las organizaciones occidentales de imponer “agendas imperialistas” en sus países. Se podría dar a entender que una delegación internacional está interfiriendo con los asuntos internos de un país, lo que podría dañar los esfuerzos del socio local al dejarlo expuesto a acusaciones de colaborar con “agentes extranjeros”. En estas instancias, una delegación regional compuesta de prominentes personalidades africanas y organizaciones respetadas puede ser más eficaz.

Reúnase con una amplia variedad de partes interesadas
Puede ser importante para las misiones de investigación estar y ser vistas como una parte neutral; sin embargo, muchos países están políticamente polarizados y las comunidades de la libre expresión o el periodismo con frecuencia reflejan esas divisiones. Además, diversos grupos pueden tener diferentes intereses en juego en lo que se trata de libre expresión (por ejemplo, propietarios de medios y editores).

Aunque sea un desafío, es importante que las misiones sean incluyentes e involucren a una amplia gama de actores, incluyendo periodistas, editores y propietarios, así como grupos de promoción de la libertad de prensa internacional, organizaciones de derechos humanos y otras ONG respecto a las cuestiones de libre expresión que están enfrentando. Si estos grupos dispares se pueden reunir para apoyar la libertad de prensa y a libre expresión, esto maximizará el impacto y puede ofrecer oportunidades para formar nuevas alianzas.

Puede ser útil que las reuniones con actores y organizaciones locales se programen al principio de la misión para obtener varias perspectivas sobre las condiciones de la libre expresión. De esa manera, la misión podrá hablar con autoridad cohesiva sobre esos temas cuando se reúna con funcionarios gubernamentales hacia el final del viaje.

Reúnase con los funcionarios gubernamentales al final
Siempre es mejor reunirse con funcionarios gubernamentales hacia el fin de una misión porque para ese momento, se contará con más información y una mayor comprensión de qué preguntas es necesario plantear a las autoridades.

Trate de reunirse con funcionarios de nivel tan alto como sea posible. La mejor manera de obtener esas reuniones es usar todas las conexiones que tenga, sin importar lo triviales que pudieran parecer.

Informe sobre sus hallazgos
Casi todas las organizaciones publican un informe conjunto que documenta los hallazgos de la misión, que típicamente incluyen un análisis claro de  la situación de la libre expresión que indica tendencias cuando corresponda. El informe atraerá atención a las recomendaciones específicas de la misión así como ofertas de apoyo para lograrlas. Debido a restricciones de tiempo, en algunos casos, sólo es posible armar un informe después de la misión. Pero si está tratando de atraer la atención antes de salir del país, podría emitir una declaración conjunta, declaración o comunicado de prensa que atraiga la atención a los resultados y recomendaciones más significativos. Esto se podría presentar luego en una conferencia de prensa o en otro acto público, como una manifestación o conferencia.

Dé a conocer sus hallazgos
Al final de la misión, es posible que los miembros deseen celebrar una conferencia de prensa para atraer la atención de los medios locales e internacionales a los hallazgos del grupo para aumentar la conciencia del público y la presión pública sobre las autoridades.

Los socios locales son el recurso más importante para organizar esa conferencia de prensa, y el evento recibirá normalmente cobertura en los medios de comunicación locales, donde tendrá el mayor impacto. Una delegación puede usar la conferencia de prensa para destacar importantes problemas que haya descubierto o confirmado durante sus reuniones.  Lo más importante es que la conferencia de prensa es una magnífica ocasión para hacer un llamado a funcionarios gubernamentales a realizar acciones específicas o criticarlos por sus acciones (o su falta de acciones, según sea el caso).

Los miembros de IFEX deberán además enviar esos informes con los comunicados de prensa anexos a los contactos de medios en los ámbitos local e internacional, así como a IFEX para que se hagan circular. Vea la sección Herramientas y referencias en Estrategia de medios para obtener más ideas.

Supervise, evalúe y haga un seguimiento
Mantenga el rastro de los recortes de prensa y cobertura de los medios que la misión reciba tanto en forma local como internacional. Inmediatamente después de la misión, en forma grupal, vuelva a los objetivos iniciales establecidos y mida los resultados de su misión y documente las lecciones aprendidas. Mientras la experiencia sigue fresca, reflexione en los contactos, aliados y enemigos que surgieron durante la misión y lo que se podría hacer en los esfuerzos de organización de campañas subsiguientes para enfrentar las brechas y aprovechar las posibilidades. Establezca un tiempo adecuado para hacer un seguimiento en forma grupal en las próximas semanas o meses. Acuerde una llamada en conferencia o establezca un esquema de informes para comunicarse con los participantes en la misión para evaluar si los impactos de la campaña más amplia se lograron. Comunicarse y trabajar juntos para determinar los próximos pasos aumentará las probabilidades para el cambio sustentable; los grupos locales e incluso las autoridades sabrán que el interés en la situación de la libre expresión en el país sigue siendo alto y las relaciones se seguirán estrechando.