Naciones Unidas Examen Periódico Universal (EPU)

Guía Principal: EPU



Introducción

En 2006, el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas estableció el Examen Periódico Universal (EPU), un mecanismo que evalúa el grado en que cada uno de los 192 estados miembros de la ONU está cumpliendo con sus obligaciones internacionales en lo que atañe a derechos humanos. El EPU cae bajo la autoridad del Consejo y está compuesto por un grupo de trabajo de 47 miembros, que son elegidos por votación secreta. Cada Estado es examinado individualmente una vez cada cuatro años. En la sesión de examen, los Estados miembros de la ONU hacen preguntas y recomendaciones al gobierno de ese país en un diálogo interactivo. Se adopta una «declaración de resultados», que enumera las recomendaciones formuladas, e indica cuáles han sido aceptadas por el Estado. El proceso ofrece a los Estados una forma constructiva de corregir abusos y exige que los gobiernos revelen públicamente y a nivel internacional cuales recomendaciones se proponen aplicar. Las organizaciones no gubernamentales (ONGs) pueden utilizar las declaraciones de resultados para exigir que los gobiernos rindan cuentas sobre las medidas concretas que se han comprometido a tomar para proteger los derechos humanos. Es responsabilidad del gobierno seguir adelante con sus compromisos con la EPU; sin embargo, la EPU tiene cierta autoridad para intervenir si los Estados no demuestran progresos.


Resumen del proceso del EPU

En los seis a ocho meses previos al examen previsto de un Estado, varios documentos son compilados. La Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos (ACNUDH) prepara su propio documento sobre el Estado en cuestión, que se basa en la información de los Relatores de las Naciones Unidas, en los órganos de tratados y otros informes de las ONU. La ACNUDH también compila un documento separado de 10 páginas, que resume la información presentada por las ONGs y otras partes interesadas, ya sea desde dentro o fuera del país. En tercer lugar, las representaciones del Estado deberán presentar un informe de 20 páginas al EPU, que describa sus esfuerzos para cumplir sus compromisos internacionales de derechos humanos y a qué desafío se enfrentó.

Además de reunir datos e informes sobre un Estado para que examinen los Estados miembros, el proceso de examen consiste en un diálogo interactivo de tres horas. En este diálogo, cualquier Estado miembro de las Naciones Unidas puede hacer preguntas al país bajo examen. Los representantes de los Estados miembros también formulan recomendaciones específicas al gobierno sobre cómo se pueden remediar los errores del pasado y evitar injusticias en el futuro. Sólo los Estados Miembros de las Naciones Unidas, incluyendo el Estado que se examina, tienen permiso para hablar durante este período. Los Estados miembros y los Estados objeto de examen pueden también solicitar al EPU la coordinación de la creación de capacidad y asistencia técnica para ayudar a los gobiernos en el cumplimiento de las recomendaciones. Aproximadamente dos o tres días después del diálogo interactivo, se les asigna una hora y media a los representantes estatales para identificar cuál de las recomendaciones seguirá el gobierno. De tres a seis meses más tarde, la “declaración de resultados” está oficialmente aprobada por el Consejo de Derechos Humanos en una sesión plenaria de una hora de duración. En este momento, se invita a hablar a los Estados miembros, el Estado bajo examen y las ONGs acreditadas.

En exámenes posteriores, que se realizan cada cuatro años, el EPU investigará el progreso de cada estado en la aplicación de las recomendaciones y el Consejo podrá tratar los casos que no cooperen. En el marco jurídico para el EPU (Resolución 5 / 1) se establece que otras partes interesadas, incluidos los actores de la sociedad civil, tienen un papel activo en la aplicación de las recomendaciones mediante actividades de promoción, asistencia técnica y otros medios. El Consejo de la UPR también puede ofrecer asistencia en la coordinación del apoyo financiero y técnico para ayudar en la implementación.


Roles para organizaciones de libertad de expresión

Presentar un informe
Las organizaciones de libertad expresión están invitadas a enviar documentos que informarán a los Estados miembros del avance logrado en la promoción de los derechos humanos, así como áreas en las que el país no ha logrado cumplir con sus obligaciones internacionales de derechos humanos. Estos informes también deben sugerir medidas que los Estados pueden adoptar para proteger y promover de mejor manera la independencia de los medios de comunicación, la libertad de expresión y el acceso a la información. Las ONGs también pueden formar coaliciones para presentar informes que tienen una amplia base de respaldo.

Cualquier persona, organización no gubernamental o miembro de la sociedad civil puede presentar detalles sobre los hechos y las recomendaciones relativas a la situación de los derechos humanos en cualquier país. La organización de la sociedad civil no tiene por qué estar acreditada frente a la ONU, ni tampoco tiene que basarse en u operar en el país objeto de examen. Sin embargo, la Oficina del Alto Comisionado sólo utilizará para su informe, información fidedigna y confiable de fuentes identificadas y de confianza.

Cabildeo
Antes del examen, las ONGs pueden ejercer presión sobre los Estados miembros para que éstos le hagan preguntas y recomendaciones al país objeto de examen. Al ejercer cabildeo, las personas u organizaciones pueden reunirse o ponerse en contacto con cualquiera de - o con todos- los siguientes representantes del Estado:

-Delegados de los Estados miembros en Ginebra

-Los individuos o el departamento dentro del Ministerio de relaciones exteriores del país que es responsable de supervisar las relaciones con las Naciones Unidas

-Oficiales de las embajadas dentro del país a ser examinado.

Como muchas ONGs presentan alegatos y estas presentaciones se condensan en un solo informe para el Alto Comisionado de Derechos Humanos, se recomienda fuertemente que los representantes apelen directamente a los Estados miembros para asegurarse que sus inquietudes han sido escuchadas. Además, como sólo los Estados miembros pueden aportar recomendaciones al tapete y hacer que se incluyan en el documento final, es crucial que las organizaciones cabildeen los Estados miembros para que le den voz a sus recomendaciones específicas.

Hay muchas otras maneras de que las organizaciones no estatales puedan cabildear un Estado bajo examen así como a Estados miembros para asegurarse que no se pasen por alto las cuestiones particulares sobre derechos.

Promoción y Campaña
El proceso del EPU ofrece muchas oportunidades de campaña y promoción para las organizaciones. Antes del examen, las ONGs pueden hacer uso de campañas públicas de sensibilización en los medios para generar interés en el EPU y poner de relieve las cuestiones y preocupaciones que quieren que se atiendan en el proceso de examen.

Durante el examen, las organizaciones de derechos humanos pueden dedicarse a las siguientes actividades:

-Asistir al diálogo interactivo de tres días del EPU (como observadores silenciosos).

-Hablar en la sesión plenaria en la que se adopta el documento final.

-Organizar eventos paralelos en la Oficina de Ginebra de las Naciones Unidas mientras se esté realizando la sesión de examen.

-Invitar a miembros de la sociedad civil, los medios y a representantes del gobierno para ver el examen en vivo vía webcasting.

Las organizaciones pueden abogar a nivel local, nacional o internacional para presionar a los Estados a cumplir los compromisos que hicieron en el proceso de examen. Las organizaciones pueden querer trabajar individualmente o en una colación para supervisar la aplicación de las medidas adoptadas en el examen por parte del gobierno.


Participación de las ONGs y estatus consultivo con las Naciones Unidas

Se les concede el estatus consultivo a las ONGs a través de la Comisión Económica y Social (ECOSOC), sin embargo la consecución de este estatus puede ser un proceso largo y difícil. Afortunadamente, una organización no necesita tener el estatus consultivo para presentar un informe, para cabildear los Estados miembros o hacer campaña alrededor del EPU. Sin embargo, si un grupo desea asistir a la sesión de examen oficial, tendrán que estar acreditado. Las organizaciones reconocidas como entidades consultivas de las Naciones Unidas informarán cuáles de sus miembros asistirán a una sesión, y estos miembros son luego acreditados para asistir a esa sesión. Las organizaciones de IFEX que tienen estatus oficial, como ARTÍCULO 19, Reporteros Sin Fronteras, la Asociación Internacional de Editores, PEN internacional, pueden acordar acreditar representantes de otras organizaciones como organización paraguas, si esos representantes pueden realizar una contribución importante a una sesión en particular.

Sin embargo, es importante señalar que las estrategias más eficaces para plantear cuestiones de libre expresión en el EPU (cabildeo, campañas y la presentación de informes) no requieren que una organización esté debidamente acreditada. Las ONGs tienen roles muy limitados en las sesiones del EPU. Sólo los Estados miembros están autorizados a hacer preguntas o formular recomendaciones en el diálogo interactivo inicial de tres horas. Los representantes acreditados de las ONGs están invitados a hablar antes de la adopción del documento final en el consejo plenario del Consejo de Derechos Humanos, sin embargo cada organización acreditada solo tiene permiso para hablar un máximo de dos minutos.

Las organizaciones pueden aplicar para obtener el estatus consultivo a través del siguiente sitio oficial (en inglés):
http://esango.un.org/paperless/Web?page=static&content=apply

Para ver un documento de antecedentes sobre el proceso para obtener el estatus y consejos prácticos útiles para la solicitud, visite (en inglés):
http://esango.un.org/paperless/Web?page=static&content=intro


Fechas importantes

Las ONGs deben presentar reportes aproximadamente en los seis a ocho meses previos a la sesión de examen. Las solicitudes que lleguen tarde, no serán consideradas.

Como los Estados miembros tienden a tomar varios meses para formular las declaraciones que harán en la sesión de examen oficial, el cabildeo debe ocurrir mucho antes de las fecha del examen. Los representantes deben ponerse en contacto con los delegados de los Estados miembros en las embajadas al menos tres o cuatro meses antes de la fecha del examen (para que la información se envíe a la capital del Estado miembro y luego a la delegación en Ginebra). Como alternativa o como complemento, los representantes deben ponerse en contacto con las delegaciones de los Estados miembros en Ginebra por lo menos un mes antes de la fecha del examen.

UPR-Info provee un cronograma de actividades para ONGs en el proceso EPU aquí: http://www.upr-info.org/IMG/pdf/Timeline_NGOs_participation_S.pdf

Una agenda de países que serán próximamente examinados está disponible aquí:
http://www.ohchr.org/EN/HRBodies/UPR/Documents/uprlist.pdf


Fuentes

El sitio oficial del EPU (en inglés):
http://www.ohchr.org/EN/HRBodies/UPR/Pages/UPRMain.aspx

UPR-Info es una organización sin fines de lucro que crea consciencia y ofrece herramientas de creación de capacidades a varios actores en el proceso del EPU, incluyendo ONGs:
http://www.upr-info.org/-es-.html


Más en la Web

El marco legal completo del EPU está disponible en inglés al hacer un “clic” en “HRC resolution 5:1” bajo “Human Rights Council” en la parte izquierda de la página web:
http://www2.ohchr.org/spanish/bodies/hrcouncil/

Revisado por: Sara Wyatt, International PEN