Naciones Unidas Examen Periódico Universal (EPU)

ESTUDIO DE CASO: De Tegucigalpa a Ginebra: Defendiendo la libertad de expresión a través del EPU


Disponible en:

English Français Español
Luego del golpe de Estado de junio 2009, la situación de la libertad de expresión en Honduras se deterioró dramáticamente: el Alto Comisionado para los Derechos Humanos de las Naciones Unidas reportó que: "La libertad de expresión fue uno de los derechos más restringidos bajo las medidas de emergencia."

A la censura de los medios de comunicación le siguieron amenazas, ataques y asesinatos de periodistas - no sólo durante los días y las semanas que siguieron al golpe de Estado sino por muchos meses más. En el 2010, Honduras se ganó el infame título de ser uno de los peores países del mundo para el ejercicio del periodismo, con al menos 10 periodistas asesinados únicamente ese año.

En respuesta a esto último, la organización local para la libertad de expresión Comité por la Libre Expresión (C-Libre), así como los grupos internacionales ARTÍCULO 19 y la Asociación Mundial de Radios Comunitarias (AMARC), exigieron que el gobierno de Honduras tomara medidas inmediatas para respetar y proteger la libertad de expresión y otros Derechos Humanos básicos. Sus demandas fueron ignoradas y como si fuera poco, se cree que el Estado estaba detrás de algunos de los ataques.

Pero pronto se presentaría la oportunidad de poner el triste historial sobre la libertad de expresión de Honduras en el primer plano internacional. En noviembre de 2010, Honduras fue objeto del Examen Periódico Universal (EPU), una evaluación del historial de un país sobre los Derechos Humanos realizado por los Estados miembros del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas.

IFEX-América Latina y el Caribe (IFEX-ALC), una alianza de 17 miembros de IFEX en la región, se reunió en marzo 2010 y debatió sobre la necesidad de participar en el EPU. Para las organizaciones de base con recursos limitados y poca experiencia en la promoción internacional, establecer un plan efectivo para influir en los miembros del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas puede llegar a ser una tarea compleja y difícil. Pero trabajando juntos, esto era posible. Así es cómo lo hicieron.


ANTES DEL EPU

Piense localmente. Cualquier estrategia de promoción internacional debe estar anclada en un diagnóstico y en acciones locales para darle credibilidad; el hecho de poder hacer referencia a experiencias de primera mano es una herramienta eficaz e influyente al hablar con diplomáticos, políticos y otros actores. C-Libre y ARTÍCULO 19, presentaron una comunicación a la Oficina del Alto Comisionado de Derechos Humanos de las Naciones Unidas detallando la situación de la libertad de expresión en el país. Las recomendaciones volcadas en este informe se convirtieron en el marco de la estrategia de IFEX-ALC que se centró exclusivamente en el derecho a la libertad de expresión. C-Libre también participó de una serie de reuniones con otros grupos de Derechos Humanos en Honduras para crear un plan de acción para acceder al EPU. Los grupos se pusieron finalmente de acuerdo en un documento de diagnóstico en el que las violaciones a los derechos de libertad de expresión se presentaron junto con violaciones de otros derechos, tales como los derechos de las mujeres, los derechos LGBT y los derechos del niño. El documento informó sobre el marco de la estrategia de IFEX-ALC.

Defina sus objetivos. IFEX-ALC creó un grupo de trabajo para diseñar una estrategia de promoción internacional. Basándose en el trabajo de C-Libre y de otros miembros, el grupo identificó tres demandas principales:
• Investigar las violaciones a los Derechos Humanos que rodearon el golpe de Estado;
• Adoptar medidas eficaces para proteger a los periodistas e investigar los ataques y las amenazas;
• Crear un marco jurídico e institucional para la protección de la libertad de expresión.

El grupo de trabajo decidió que su principal objetivo estratégico sería el de ver las demandas de IFEX-ALC reflejadas como recomendaciones en el informe final del Examen Periódico Universal.

También estableció un objetivo interno, organizacional: fortalecer IFEX-ALC como una red con una identidad definida y con capacidad regional para la acción estratégica.

Se preparó un breve documento, en inglés y en español, que resumía las violaciones a la libertad de expresión y las recomendaciones de IFEX-ALC - una herramienta crucial que fue adaptada en los comunicados de prensa y las cartas a los embajadores, y que pudo ser fácilmente distribuida a los delegados en Ginebra.

“La manera en que los datos fueron producidos y gestionados fue muy útil” dijo Andrés D’Alesandro, Director ejecutivo del Foro de Periodismo Argentino (FOPEA). “Resultó importante que el análisis de situación y los objetivos de promoción de IFEX-ALC fueran claros – para facilitar las discusiones internas y para presentar un mensaje coherente y unificado a nuestro público”.

Identifique las partes interesadas. El grupo de trabajo identificó luego los miembros del Consejo de Derechos Humanos sobre los cuales debían concentrarse: ya sea aquellos que podrían plantear preguntas directas sobre la libertad de expresión a la delegación de Honduras durante la sesión de noviembre, así como los que propondrían recomendaciones en el informe final del Examen Periódico Universal, entregado en marzo de 2011.

Los miembros del Consejo de América Latina fueron identificados como un objetivo primario. Específicamente, Argentina y Brasil fueron contactados por la postura que tomaron sus respectivos gobiernos al momento del golpe de Estado. También fueron acercados otros Estados que se consideran particularmente sensibles a la cuestión de la libertad de expresión, tales como Francia, Noruega y España; Bélgica fue elegida por presidir la Unión Europea en el momento de la sesión y Rusia, Tailandia y Reino Unido como miembros de la Troika (el comité encargado de redactar el informe final de recomendaciones al gobierno de Honduras).

Cabildeo. Antes de la reunión de noviembre, los miembros de IFEX-ALC cabildearon a sus gobiernos, así como a las oficinas y embajadas extranjeras, a través de reuniones y una comunicación regular. De esta manera, pudieron concretar algunas de las reuniones en persona con las delegaciones que estarían en la sesión del EPU, además de asegurarse de que muchos de los que estarían en Ginebra ya estarían familiarizados con IFEX-ALC.

"Cabildear a los gobiernos claves previo a la sesión del EPU fue la clave del éxito de la estrategia de IFEX-ALC", dijo Ramón Muñoz Castro, director de la Red Internacional de los Derechos Humanos (RIDH), una organización con sede en Ginebra que ofrece consejos sobre cómo acceder a la burocracia de las Naciones Unidas. "El éxito fue claro ya que todas las recomendaciones de IFEX-ALC se encontraron en el informe final."

Elija sus jugadores con prudencia. ¿Quién representaría a IFEX-ALC en Ginebra? Una delegación con habilidades y experiencias diversas y complementarias contribuye a una estrategia eficaz. Los miembros de la delegación de IFEX-ALC a Ginebra aportaron una mezcla de habilidades a la mesa: experiencia en el trato con los medios de comunicación, experiencia de coordinación, actitud diplomática, habilidades lingüísticas, representación local y regional, un conocimiento profundo de la situación en Honduras y de las normas internacionales sobre la libertad de expresión y el proceso del EPU, el sistema de la Comisión de Derechos Humanos y el del Palacio de las Naciones Unidas.


EN EL EPU

Consiga la acreditación. A través de ARTÍCULO 19, IFEX-ALC pudo obtener la acreditación necesaria para entrar en los edificios de las Naciones Unidas y participar de las reuniones. Este acceso fue fundamental para el cabildeo y para estar presentes en la revisión de Honduras.

Adapte su estrategia de medios. La delegación de IFEX-ALC decidió abordar directamente los medios de comunicación en lugar de organizar una conferencia de prensa abierta. Esto se debe a que las conferencias de prensa regulares no atraen a los medios de comunicación basados en las Naciones Unidas y el presupuesto de la misión no permitió que se realizara un evento de prensa más elaborado. Además, otros países importantes como los EE.UU. estaban siendo examinados esa misma semana, lo que hubiera ensombrecido cualquier evento mediático sobre Honduras. Fue por lo tanto más estratégico acercarse a los medios de comunicación en el Palacio de las Naciones Unidas que tuvieran un interés específico en América Latina y el Caribe. Un paquete informativo para los medios de comunicación con materiales concisos y fáciles de replicar, además de una lista de posibles entrevistados de IFEX-ALC que podrían hablar de la situación en español y en inglés, llevó a una amplia cobertura mediática a nivel internacional.

Mantenga la presión. Además de las reuniones pre-acordadas, muchas reuniones fueron concertadas en el lugar y muchas se llevaron a cabo de manera informal en los pasillos de las Naciones Unidas y en restaurantes. IFEX-ALC superó su propia meta y se reunió con 47 Estados miembros.

Como seguimiento a los esfuerzos de cabildeo, IFEX-ALC realizó una presentación oral durante el examen en el Palacio de las Naciones Unidas el 17 de marzo de 2011 (cuatro meses después de la revisión por pares) para reiterar sus demandas al gobierno de Honduras. El representante de IFEX-ALC en Ginebra obtuvo una reunión con la delegación de Honduras, además de acercarse a delegados de otros países y a los medios de comunicación.


EL RESULTADO

En la sesión del Examen Periódico Universal, el 4 de noviembre de 2010, al menos 11 Estados miembros realizaron, a la delegación de Honduras (encabezada por la vicepresidenta María Antonieta Guillén), preguntas concretas sobre las violaciones a la libertad de información y la falta de protección para los diferentes tipos de medios de comunicación y sus profesionales. Hicieron hincapié en la necesidad de investigar y procesar a los responsables de los ataques y asesinatos de periodistas. En sus recomendaciones, algunos miembros hasta hicieron referencia a la grave situación de la libertad de expresión y a la necesidad de proteger a los periodistas.

Más importante aún, el gobierno hondureño respondió, tanto en la sesión de noviembre como en marzo de 2011, cuando el informe final del EPU fue liberado. Expresó su preocupación y pesar por las amenazas, ataques y asesinatos de periodistas y reconoció que era su responsabilidad enjuiciar a los responsables de los ataques. La delegación de Honduras aseguró al Consejo que se comprometía a aplicar las recomendaciones. También anunció un aumento en los recursos a los actuales órganos de Derechos Humanos, así como la creación de un nuevo "Ministerio de Justicia y Derechos Humanos".

El enfoque de IFEX-ALC demostró que una estrategia coordinada y enfocada tiene grandes posibilidades de éxito si se planifica con suficiente antelación y en base a las diversas habilidades y capacidades de las diferentes organizaciones. Lo que era una tarea imposible para una sola organización se convirtió en una oportunidad de impacto en Honduras y en la escena internacional.

Más allá del EPU, las recomendaciones servirán como hoja de ruta para el gobierno de Honduras. Entretanto, ahora las organizaciones de la sociedad civil tienen un criterio con el cual medir el progreso del gobierno.

"Ayudar a diseñar la estrategia de IFEX-ALC fue un paso importante en el desarrollo de la capacidad de cabildeo de IFEX-ALC a nivel internacional", dijo Andrés Morales, director ejecutivo de la FLIP, con sede en Colombia "También permitió que muchas organizaciones como la FLIP pudieran participar de una experiencia muy positiva más allá de nuestros mandatos nacionales”.

"El impacto de la acción conjunta de cabildeo en torno a la libertad de expresión en Honduras fue más allá del propio EPU", agregó Morales. "Juntos logramos que la libertad de expresión estuviera en el centro del debate sobre los Derechos Humanos e hicimos de IFEX-ALC y sus miembros un punto de referencia sobre el tema y la región".